EL COVID-19 Y LA INCERTIDUMBRE EN LA EDUCACIÓN

En la actividad educativa, y a pesar del COVID-19, seguimos avanzando en el proceso de formación telemática, conlas dificultades que ello conlleva y descubriendo oportunidades dentro del desconcierto inicial que supuso en el inicio de la pandemia. Ahora todos sabemos más y dentro de la incertidumbre, el proceso formativo sigue adaptándose. Seguimos hacia delante entre cambios de fasey la evolución de la enfermedad, que es lo que nos va marcando esa tan necesaria vuelta a la normalidad, mediante los criterios impuestos por las autoridades sanitarias.

Desde luego que se ha ido evolucionado positivamente. Al principio, con la inseguridad del comienzo de la pandemiapero,pasado un tiempo prudencial, con la creación de sistemamás o menos estructurado, que intenta favorecer la interacción digital entre familias, profesorado y alumnado. Vamos conociendo nuevos escenarios a los que nos llevan las cambiantes circunstancias, para un sector de la educación que se adapta en la medida de sus posibilidades, intentando coger el pulso a la evolución de la enfermedad, como tantos otros sectores de la población. Una pandemia queestá cobrando un precio muy caro, con casi 28.000 fallecidos y 250.000 contagiados, y que nos ha hecho ser conscientes de la realidad que estamos viviendo.

 

Se sigue trabajandoen la planificación escolar, en ese triángulo necesario entre familias, profesorado y alumnado, buscandoempatía y colaboración entre sus lados. Adaptando formas y contenidos, según se avanza en fases y se atenúa la curva epidemiológica, estabilizándose el uso de plataformas educativas y trasiego de tareas, depurando técnicas de comunicación, elaborando trabajos, clases virtualesy exámenes online. La sensación es que cada vez se consiguen rutinas más accesibles y motivadoras para familias y alumnado.

 

Se sigue legislando por parte de las autoridades teniendo como prioridad el cuidado de las personas, peromanteniendo en la media de lo posible, el organigrama del planteamiento escolar inicial. Un curso que acabará según fecha previstas, es decir a mediados de junio y que no se extenderá a julio, salvo a excepciones.

 

En la actual fase 1 están abiertos los centros con personal de administración, limpieza, servicios y equipos directivos. En la venidera fase 2, previsiblementeabrirán sus puertas para el profesorado y alumnado de cursos que finalizanciclo,4º de la ESO, 2ª Bachillerato, cursos finales de FP y enseñanzas especiales. Con importantes medidas sanitarias, grupos no superiores a 15 alumnos, evitando aglomeraciones y con todas la medidas de seguridad previstas; mascarillas, geles de limpieza,distanciamiento social…

 

En verano se podrán abrir las puertas de los centros escolares, si las fases siguen evolucionando favorablemente para realizar escuelas de verano con actividades lúdicas y deportivas. Personalmente creo que necesitamos un verano para la comunidad escolar que nos haga pasar página y olvidarlo vivido, que nos permita romper con esa rutina últimamente establecida…

 

Lógicamente la actividad educativa venidera, es un libro que todavía está por escribir, por ello, desde las autoridades educativas se han creado grupos de trabajo, para diseñar y estructurar la organización escolar del próximo curso adaptado a la pandemia ybuscando solucionescon tres escenariosposibles. Que el curso comience sin necesidad de mantener la distancia interpersonal, que el distanciamiento social sea indispensable para la docencia e incluso que se puedan volver asuspender las clases, por un rebrote del virus y que haya un nuevo confinamiento

 

Con lo cual se trabaja alternativamente en reducir currículos a lo fundamental y a tener en cuenta la materia no impartida en el tercer trimestre del actual curso. Si existiera distancia interpersonalobligada, se dividirían grupos y se adaptarían las clases, combinandopresencia telemática y presencial, valorando horarios de entrada y salida, estableciendomedias de control sanitario, habilitando nuevos espacios, utilizandomaterial higiénico y formación específica.

 

Se prevé establecer un plan de digitalización para asegurar una labor docente online, ante la posibilidad de quepudieran surgir nuevos rebrotes. Que consistiría en dotar a los centros de equipamiento tecnológico, formando a profesores y alumnos, elaborar contenidos digitales con sistemas de formaciónonline y apoyo específico al alumnado con más problemas de acceso a la docencia telemática.

 

Grandes retos se avecinan en un futuro no muy lejano que todavía está venir. La realidad en estos momentos, es que estamos a punto de finalizar un curso que está resultandoextraño, complicado y diferente, con la incertidumbre que ha impuesto la pandemiaala comunicad escolar. Y todo eso, tras el abismo y la frialdad de las pantallas, dejando de lado la verdadera y cada vez más necesaria función educativa real, la que permite la formación integral del alumnado en aspectos sociales para la convivencia.

 

 

Toni López

Profesor de Secundaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies